Estás en:HistoriaPrimeras Pruebas


¿Qué podría crear un pintor contemporáneo utilizando el cuerpo humano como soporte? A mediados de la década de 1980 invité a Mario Toral y Carmen Aldunate, ambos destacados pintores chilenos y amigos cercanos, a transferir sus lenguajes a la piel de una modelo. Tras no pocas dificultades habíamos encontrado las pinturas adecuadas, y surgieron así los primeros cuerpos pintados. Aquellos experimentos iniciales, espontáneos y sencillos, nos estimularon a tal punto que me propuse llevar adelante sesiones con otros artistas hasta culminar, eventualmente, en un conjunto de imágenes que dieran forma a un libro. Sin embargo, había que convocar a los pintores y, más difícil aún, encontrar modelos dispuestos a ser pintados y fotografiados desnudos. Acudí a la vasta experiencia de la galerista santiaguina Lily Lanz, con quien establecimos una pauta de artistas valiosos y diversos, a la vez que representativos del arte nacional. Por su parte, Pauline Lanz, hija de Lily, me ayudó a conseguir modelos entre sus amistades, luego de la experiencia inédita y fascinante que le había significado ser pintada por Carmen Aldunate. Dada la arraigada e inexplicable reticencia de los hombres a figurar desnudos, logró entusiasmar sólo a modelos mujeres.

El nerviosismo natural que hasta el día de hoy embarga por igual a modelos y pintores en su primer encuentro, siempre ha sido minimizado por un entorno en el que prima el profesionalismo. En salas blancas con paredes con espejos, una experta maquilladora ha estado presente en todo momento ofreciendo asistencia y generando confianza al pintor y su modelo, quienes muy pronto superan sus inhibiciones para concentrarse en el trabajo creativo.


©Taller Experimental Cuerpos Pintados es una marca registrada de Fundación América.
©Cuerpos Pintados es una marca registrada de Fundación América.
Todos los derechos reservados 1991-2003©